La Galinda presenta sus mieles naturales en Zaragoza

Recientemente, presentamos nuestros productos en La Gastroteca de Zaragoza, de la mano de Rafael Blanc, veterinario especializado en apicultura desde hace más de 30 años y presidente y cofundador de AVESPA (Asociación de Veterinarios Especializados en Sanidad y Producción Apícola). Allí pudimos contar que La Galinda destaca por haber conseguido producir la primera miel de cerezo de Aragón, que se obtiene de la melaza de cerezos propios, aislados de otros frutales en la zona del Bajo Cinca. Como explicó Carlos Sanjuán, apicultor de La Galinda, esta miel es difícil de conseguir, ya que la nectarización se limita a aproximadamente un mes y medio rondando junio, periodo en el que en La Galinda controlan artesanalmente los paneles para que las abejas no la mezclen con otras melazas y se garantice la pureza de la miel de cerezo.

Es muy exclusiva, ahora mismo nadie la produce ni comercializa en Aragón, y la respaldan las buenas críticas por parte de expertos del sector, como Rafael Blanc o Antonio Gómez Pajuelo, biólogo de referencia en el mundo apícola, que ha dicho de ella que posee ‘excelentes cualidades sensoriales’. Disponemos de 200 hectáreas de estos árboles que podemos supervisar directamente y eso nos facilita el proceso. De hecho, nuestro valor diferencial es que controlamos todo el proceso productivo: desde la nectarización por parte de las abejas hasta el envasado. Podemos decir que cuidamos primero a los cerezos para cuidar de las abejas”, matizó Sanjuán.

En cuanto a sus propiedades, la miel de cerezo contiene peróxido de hidrógeno, que la hace antiséptica y cicatrizante, especialmente en las heridas de garganta, catarros… Además, pensando en los niños, no provoca tanta caries como los azúcares blancos. “Y en el aspecto gastronómico, además de ser una delicia, es ideal para cocinar guisos, acompañar quesos y cítricos y elaborar postres y dulces. Cabe destacar la buena acogida que tiene en los diferentes encuentros en los que participamos, como la Feria de Primavera de Biescas, en la que ha sido tercer premio en 2016, o en el Mercado de Las Armas de Zaragoza, donde volveremos a estar presentes los próximos días 11 y 18 de diciembre”, indicó Ana Galindo, impulsora de esta iniciativa empresarial proyectada desde el mundo rural.

Situada en Mequinenza (Zaragoza), La Galinda es una compañía joven, pero con tradición apícola desde 1966, que ahora relanzan la segunda y tercera generaciones de la familia. Sus orígenes parten de la explotación familiar de Ismael Galindo, padre de Ana: “Él contaba con 150 colmenas y nos inculcó el amor por este mundo. Desde nuestra creación, en 2014, hemos llegado ya a las 400 colmenas y nuestra intención es seguir progresando sin comprometer la calidad”.

Tradición, innovación y pasión por la apicultura son las claves de La Galinda que, aunque joven, cuenta con la amplia experiencia laboral de Ana Galindo y Carlos Sanjuán en otras empresas con cargos de responsabilidad en la gestión de equipos. Por eso, han tenido muy claros sus objetivos a la hora de posicionarse en el mercado dentro de un sector gastronómico gourmet, para el que priman la exigencia en los estándares de calidad y el cuidado en las presentaciones.

También elaboran otros tipos de mieles, como romero, tomillo y milflores de diferentes zonas. “En todos nos encargamos del proceso productivo completo hasta su envasado, y hemos creado diferentes líneas para distintos públicos objetivos. Por eso, contamos con una amplia gama de tamaños”, explican.

La miel La Galinda se puede adquirir actualmente en su tienda online y en diferentes puntos de venta en España (consultar www.miellagalinda.com). También cuenta con un establecimiento propio, situado en el centro neurálgico de Mequinenza, en una zona muy frecuentada por los turistas. Allí venden miel, productos derivados de la colmena y agroalimentarios de la zona.

Deja un comentario

0

Tu carrito